Vías del norte de Caldas ya no aguantan más el invierno

En Caldas hay preocupación por el pronóstico del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales IDEAM, el cual señala que vendrán volúmenes de lluvias por encima al 60% en la región Andina y alertó sobre la probabilidad de que el Fenómeno de La Niña continúe entre agosto y octubre, y que incluso podría extenderse hasta comienzos del 2023. Siguen las afectaciones en varias carreteras de orden departamental, principalmente hacia el norte.
 
El secretario de Infraestructura, John Jairo Gómez Arias, indicó: “La malla vial del Norte se ha visto totalmente fracturada, hemos tenido pérdidas parciales de banca y paso restringido en varios puntos, entre ellos Aguadas-Arma-La Pintada, Pácora-San Bartolomé-La Lutaima, en río Pozo y en El Brillante, donde la vía sigue obstruida. En Montañita amanecimos sin vía, hay maquinaria en el sector”.
 
La vía Aranzazu- Salamina tiene paso restringido a un carril en los sectores de Mateguadua, La Unión y Alegrías, mientras que Pocitos-Curubital, en el mismo trayecto, está cerrada por derrumbe. Varsovia-Filadelfia, en el punto conocido como Lavaderos, tiene paso restringido, al igual que los sectores Rúngano (Salamina-Pácora) y La Gabriela (Pácora-Aguadas). El Crucero- Salón Rojo- La Paila, en Aranzazu, tiene paso restringido y cierre total de 6:00 p.m. a 6:00 a.m.
 
Cifras
$2 mil 420 millones giró la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), destinados a la atención de desastres en Caldas. De estos recursos, mil millones de pesos se destinaron a la atención de vías. Se contrataron 5 excavadoras de orugas y 2 retrocargadores para trabajar aproximadamente 4 mil 500 horas en las reparaciones necesarias de las vías más críticas.
 
“Actuamos con la maquinaria propia y la alquilada a través de la Unidad de Gestión del Riesgo de la Secretaría de Medio Ambiente, más el recurso que tenemos de la Unidad de Gestión del Riesgo Nacional. Ya estamos acabando las horas de maquinaria amarilla de las excavadoras en varios puntos del departamento, principalmente en Buenavista (Manzanares), La Culata (Samaná), El 40 (Norcasia), El Guayabo (Neira) y en el punto crítico del río Guarinó (en Victoria) que está tocando fuertemente la banca”, aclaró Gómez Arias.