Más de 300 niños de 10 escuelas de Caldas estrenarán escritorios elaborados con material reciclado

La estrategia es liderada por la Industria Licorera de Caldas.

Son 10 escuelas rurales de 9 municipios de Caldas las que se beneficiarán con la entrega que realiza la Industria Licorera de Caldas de 152 escritorios nuevos elaborados con envases reciclados de Tetra Brik y Shots de plástico de sus productos.

La estrategia Mi Escritorio ILC hace parte del componente de Responsabilidad Social Empresarial de la empresa, liderado por la oficina de Asuntos Corporativos.

Esta apuesta le apunta a ofrecer una solución a la problemática de envases de licores que no son de fácil reciclaje y transformación, y además aportar al mejoramiento de la infraestructura educativa en escuelas apartadas.

“Desarrollamos este programa con la nalidad de fortalecer las acciones sociales de la Industria Licorera de Caldas, ya que antes se adelantaron otras estrategias como elaboración de puntos ecológicos e insumos con estos envases, pero no tenían el impacto suciente. En cambio ahora aportamos a la sostenibilidad de la compañía, generamos conciencia sobre el uso adecuado de los residuos y aportamos a mejorar los procesos de aprendizaje de la niñez más necesitada en el departamento”, afirmó Luis Roberto Rivas Montoya, gerente general de la ILC.

Con el apoyo de la secretaría de Educación de Caldas, que identificó las 10 escuelas de básica primaria más vulnerables en infraestructura, la Industria Licorera de Caldas ha entregado hasta el momento 68 escritorios y 136 sillas.

Estan entregas se han realizado en los municipios de Aguadas, Chinchiná, Palestina y La Dorada, y en los próximos días recibirán este mobiliario instituciones de Pensilvania, Risaralda, Samaná,
Supía y Riosucio.

Para esta primera etapa de Mi Escritorio, se recolectaron más de 1.460.000 envases de Tetra Brik y Shots que luego fueron procesados por Proplanet, gestor aliado de Tetra Pak, convirtiendo estos residuos en 152 juegos de mesas bimodales trapezoidales y 304 sillas.

“De esta manera, evitaremos la extracción de recursos naturales, que los residuos sólidos generen presión sobre los rellenos sanitarios, y que los envases terminen en adulteración de licores”, explicó Andrés Borrero Manrique, director de la oficina de Asuntos Corporativos de la ILC.