En Chinchiná una abuelita de 85 años cumplió el sueño de su vida: tocar uno de los majestuosos caballos de los carabineros

carabineros cumplen sueño de abuelita

Esta mujer de 85 años y habitante de la vereda La Floresta del municipio de Chinchiná considera a los uniformados carabineros como “sus hijos”, pues los ha visto patrullar día y noche en su vereda y fincas aledañas.

Precisamente, en una de las visitas que recibe de los uniformados doña Mercedes les expresó con mucha nostalgia que ella tenía un sueño y era el de tocar con sus manos un caballo de los carabineros.

De inmediato los uniformados de la estación de La Floresta invitaron a los carabineros del departamento, quienes llegaron a este pequeño poblado cafetero donde visitaron a la entusiasta abuelita y su comunidad.

“El sueño de Mercedes Osorio era poder tocar con sus manos un caballo de los carabineros quien para ella son majestuosos hermosos y su porte los hace de admirar”, manifestó uno de los uniformados.

Doña Mercedes, quien vive en la vereda hace más de 50 años, ha visto a sus hijos los policías año tras año proteger y patrullar el sector, lo cual ella agradece con gran amor hacia esta institución.

“Estoy muy feliz de poder contemplar la belleza de estos caballos tan hermosos, aunque casi me muero del susto”, manifestó esta abuelita de Chinchiná en medio de la emoción del momento.